viernes 01 de marzo de 2024 - Edición Nº1913

Otros | 31 ene 2024

Pentatlon moderno

Super atleta en Buenos Aires: Franco Serrano competirá en 5 deportes en los próximos Juegos Olímpicos

Franco Serrano (23) comenzó su fascinación por el deporte en una pileta del Club Estrada de José C. Paz. Con tan solo tres años, lo que comenzó como un simple juego lo iba a terminar convirtiendo en un «súper atleta» capaz de desempeñarse en cinco deportes a la vez: natación, carrera a pie, tiro combinados en el láser run, esgrima y equitación.


Serrano tiene todos los rasgos de un superatleta por su desempeño, despliegue, conducta y sacrificio, aunque -técnicamente- es un pentaatleta moderno. Comenzó a practicar la disciplina con tan solo 11 años, luego de que fuera invitado junto a unos compañeros para participar del deporte. Hoy, llegó al punto de que no hay uno de esos cinco deportes que le guste más que otro.

Poco más de una década después, ese «súper niño» clasificaría a los Juegos Olímpicos de París 2024, tras quedar quinto en los Juegos Panamericanos de Santiago 2023.

La sacrificada rutina de Franco

«Me la paso viajando para todos lados, pero ya estoy acostumbrado», contó el atleta, que tiene organizada su rutina de manera milimétrica. Todo arranca por el trabajo de gimnasia y natación, que lo hace en el club Almacuática, de José C. Paz. En cambio, los entrenamientos de calidad de atletismo debe hacerlos en el CeNARD, dos veces por semana. Y sigue, ya que faltan los entrenamientos de esgrima que lleva adelante en el Club Francés. Además de los de equitación, en el Hípico Argentino de Merlo.

Y todo eso, sin sumarle los entrenamientos de tiradas largas y de fondo que Franco hace corriendo cerca de su casa y los de tiro que, al menos, los puede hacer en cualquier lugar en el que tenga 10 metros para acomodarse y tirar, ya que dispone de su pistola láser y su blanco.

Pero lo increíble es que eso no es todo. Como si fuera poco, Serrano también estudia la Licenciatura de Administración en la Universidad Nacional de Luján, por lo que diagramar la vida deportiva con la vida académica es todo un desafío. Sin embargo, también hay momentos de relajación en el que Serrano -como si el día tuviera más de 24 horas- también logra compartir tiempo con su familia, amigos y hasta disfrutar de los caballos fuera del entrenamiento.

Fuente: Zonales.com

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS