viernes 01 de marzo de 2024 - Edición Nº1913

Otros | 28 ene 2024

Atletismo

Motosierra, pico y pala: la realidad de los fondistas que se entrenan para ser olímpicos

Mientras Javier Milei busca los votos que le permitan profundizar los ajustes de su ‘plan motosierra’, un grupo de atletas -entre ellos, varios que buscan clasificar a los Juegos Olímpicos- la luchan con el pico y la pala. En la ciudad salteña de Cachi, ubicada a 861 kilómetros de Córdoba, una treintena de fondistas trabajan desde enero pasado en la construcción de su propia pista de entrenamiento en altura.


Los atletas argentinos y de países vecinos siempre vienen aquí para hacer este tipo de preparación, ya que estamos a 2.531 metros sobre el nivel del mar", comenta el atleta José Félix Sánchez, maratonista formoseño que vivió en Buenos Aires y que, desde el pasado año, vive en Salta. Y agrega: “En este lugar funciona desde 2001 un Centro de Alto Rendimiento, que cuenta con una pista de tartán, pero de ahí nos sacaron con la policía, ya que el lugar está en refacciones y no dejan utilizarlo”.

En el afán de que no se alteraran su preparación y la de sus colegas, fue el propio Sánchez quien gestionó el permiso del Club Barrio Matadero -ubicado a 4 kilómetros del centro de la ciudad- para armar un circuito de 430 metros y cuatro andariveles, en el perímetro de una cancha de fútbol en desuso. “Hicimos una colecta y contratamos mano de obra local para trabajos específicos. Es una pista que tiene mucho futuro”, cuenta Sánchez.

Entre los atletas que entrenan en Cachi están la bonaerense Daiana Ocampo, la marplatense Florencia Borelli, el santafesino Jorge Zabala y el paranaense Julián Molina, todos integrantes del seleccionado argentino. En la lista también figuran deportistas del exterior, como el paraguayo Derlys Ayala y el uruguayo Andrés Zamora, que ya tienen experiencia olímpica.

La imagen de los atletas trabajando con rastrillos, picos, palas, brochas, fratachos y carretillas, en el armado de lo que ellos mismos bautizaron como ‘La Pista del Desierto’, remite al hecho de no medir esfuerzos en procura de un sueño, pero también al desamparo. Una situación que se emparenta con la historia de nuestra ‘Selección Fantasma’ de fútbol, que se entrenó en la altura en condiciones extremas y casi sin apoyo institucional, previo a un partido ante Bolivia por las Eliminatorias del Mundial ’74.

“A esta situación ya la conocíamos. Nos avisaron que la pista estaba en refacciones, porque desde hace tiempo venía en muy malas condiciones, pero los fondistas tenían que ir, ya que el trabajo en altura ayuda mucho en cuanto a la estimulación de la oxigenación. Los atletas fueron sabiendo que la pista no estaba utilizable, y no me parece mal que ellos mismos hayan buscado un lugar alternativo”, dice el cordobés Daniel Sotto Onnainty, titular de la Confederación Argentina de Atletismo.

No tenemos ayuda de la provincia o de la Nación. Son muy pocos los atletas que cobran becas, pero los demás nos tenemos que arreglar como podemos, haciendo diferentes actividades y alquilando en los lugares más baratos, donde muchas veces nos morimos de frío”, apunta Sánchez, quien trabaja como contratado en el área de Deportes del municipio de Salta.  

Ya construimos quinchos y vestuarios, y estamos tratando de que llegue el agua al lugar. La idea es que la gente se cope con la colecta (alias: felix.corremucho), o que alguna fundación o sponsor nos apoye, para poder armar un complejo con más comodidades, donde los atletas también puedan tener techo y comida”, añade.

Fuente: Diario Perfil

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS