viernes 01 de marzo de 2024 - Edición Nº1913

Otros | 26 dic 2023

Basquet

Sin el pan y sin la torta: Argentina cierra un año penoso, sin grandes trofeos a la vista

El básquet argentino vivió un 2023 que será necesario no olvidar, pero en este caso no por hechos positivos sino por todo lo contrario: los hitos negativos se sucedieron y por lo tanto se vuelve indispensable hurgar en lo sucedido para no repetir errores y volver al camino de los no tan lejanos buenos tiempos.


La decadencia del básquetbol nacional estuvo enmarcada en tres hechos salientes: Argentina no se clasificó, quedando eliminada como local, para los Juegos Olímpicos de París 2024 ni para el campeonato mundial de Japón-Indonesia-Filipinas de este año, y después de 23 años no tiene ningún representante jugando en la NBA. Y cuando se le ponen números en años a estas pérdidas, las sensaciones son mucho más impactantes, ya que Argentina no faltaba a un Mundial desde hace 40 años (el de Colombia 1982) y no asistía al máximo torneo ecuménico desde hace 20 (Sydney 2000).

Y en cuanto a esos 23 años contando con jugadores argentinos en la NBA, data del 31 de octubre de 2000, cuando el base bahiense Juan Ignacio “Pepe” Sánchez y el pivote chaqueño Rubén Oscar “Colorado” Wolkowyski debutaron en la magna competencia estadounidense iniciando un derrotero de compatriotas que se cerró en febrero de este año con la baja del cordobés Leandro Bolmaro.

Pero esto no es más que el colofón de lo que comenzó cuando en 2018 se retiró el máximo exponente del básquetbol argentino en San Antonio Spurs, Emanuel Ginóbili, y se empezó a avizorar el fin de una era gloriosa para los argentinos en la NBA, que por ahora no tiene “en carpeta” a posibles candidatos de esta tierra como para retomar ese camino.

Lo que aconteció para que la bandera albiceleste no pudiera izarse en el Mundial desarrollado en septiembre pasado se dio en circunstancias deportivamente muy contradictorias, ya que por ocho fechas de la fase eliminatoria la selección fue dirigida por el experimentado Néstor “Che” García, luego despedido por circunstancias ajenas a su función, pero inmediatamente el bahiense fue contratado por República Dominicana. Y justamente en una calurosa noche de febrero de este 2023 en Mar del Plata, se dio lo que muchos temían pero nadie imaginaba: que dicho equipo centroamericano se clasificó dejando afuera en un mano a mano decisivo a la Argentina del más inexperto Pablo Prigioni.

Pero para el seleccionado argentino, campeón de América en 2022 en Brasil, al vencer por dos puntos en la final al local Brasil (75-73 en Recife), faltaba otro trago amargo de similar envergadura y prácticamente en las mismas circunstancias, que iba a llegar en agosto en Santiago del Estero. Es que allí el verdugo de los argentinos volvió a ser otro seleccionado caribeño, en este caso el de Bahamas, que en el partido decisivo para continuar en la carrera preolímpica lo derrotó y lo marginó definitivamente de París 2024.

La responsabilidad de la llegada del nuevo DT es del presidente de la Confederación Argentina de Básquetbol, Fabián Borro, que desde ese lugar tendrá la dura responsabilidad de comenzar la reconstrucción, que tiene un 2024 completo por delante antes de ir a defender el título mencionado de campeón de la América Cup en 2025.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS