viernes 01 de marzo de 2024 - Edición Nº1913

Triatlón | 30 nov 2023

¿Cómo aprovechar al máximo la relación entre padres e hijos? La familia Corral encontró la respuesta en el deporte

La pasión por el triatlón trasciende generaciones, y muchos son los casos en que integrantes de una misma familia se unen para competir. Diego Corral y su hijo Juan Ignacio construyeron una historia tan emotiva como profesional, que agiganta su relación personal. Ambos recibieron a Rugido Sagrado para dar detalles de esta forma de disfrutar cada momento, uno de los objetivos esenciales en esta vida.


La experiencia de Diego Corral con el triatlón acumula un buen puñado de años. Miles de kilómetros a pie, bicicleta y brazadas constituyen un historial a puro esfuerzo y dedicación dentro de este deporte. La decisión de sumarse al equipo deportivo Catta Triatlón no fue en vano, y las horas de entrenamiento y competencias confluyen en un estilo de vida más que saludable. Sin embargo, para que éste se agigante, su hijo Juan Ignacio se convirtió en una pieza clave.

El amor por el deporte desde nacimiento (especialmente la natación) hizo que “Juani” decidiera sumarse a las aventuras de su padre, pero no en caminos separados sino todo lo contrario: compartir competencias. “Cuando él tenía solo 4 años corrimos juntos en el hipódromo de San Isidro, en una carrera organizada por el canal infantil Cartoon Network; nos divertimos mucho pero nos unió como familia. Pasados los años decidimos continuar por esa vía, y en cada competencia que podíamos compartir, nos anotábamos”, cuenta Diego, feliz de recordar esos momentos.  

Desde muy chiquito me levantaba los domingos temprano con mi mamá y viajábamos cerca de una hora en colectivo para verlo correr la maratón de 42 kilómetros, y de a poco me fue gustando el ambiente porque hay mucha empatía por el otro y mucho cariño. El running y el triatlón son sanos y podes compartir con el resto porque no hay enemigos; la única meta es superarte a vos mismo”, declara con sabiduría Juan Ignacio, minutos antes de emprender su rutina en un gimnasio de Nuñez, la que repite todos los días.

El atleta, de 15 años, comenzó a seguir los pasos de su padre en el triatlón desde el 2022, pero tiene un largo curriculum de carreras y maratones con su compañía. No obstante, no existen muchos casos de jóvenes que arranquen tan temprano la actividad; el de “Juani” es atípico. “En este deporte se necesita tener equipamientos muy específicos y combinar muchos horarios. Hoy los adolescentes quieren concluir sus estudios, realizar deporte como hobby y, la mayoría, son desorganizados con los tiempos a su edad. Pero mi hijo tiene un compromiso intachable, y siempre se hace huecos para entrenar o competir; incluso le presta importancia a la alimentación. No sé qué hará de acá a futuro, pero se nota que disfruta de todo esto”, comenta Diego.

Sin dudas, la relación entre ellos es particular, y el deporte ayudó a unirlos para construir un lazo imposible de romper. Ya sea running o triatlón, ambos están ahí, detrás del silbato de salida, con el objetivo de aprovechar el tiempo al máximo y compartir experiencias en la vida. El padre habla sobre los beneficios de sentirse acompañado: “Me encanta. Yo a su edad no corría en absoluto. Me gusta ver cómo va mejorando y compartir tiempo juntos porque vamos corriendo y vamos hablando de cualquier cosa. Entonces, además de hacer algo que nos gusta a los dos, es tiempo valioso que yo gano con él”. Y agrega entre risas: “Últimamente voy bastante exigido, y muchas veces no lo alcanzo”.

“Correr con mi padre me genera muchísima motivación. Es mi modelo a seguir y aprendo todos los días. Les digo a los deportistas que, si tienen la posibilidad, que lo hagan; estas experiencias son únicas y muy nutritivas. En la vida, el tiempo es sagrado”, asegura Juan Ignacio, que también entrena en Catta Triatlón, bajo la supervisión del sofisticado entrenador Pablo Cattaruzzi.

En los próximos días, el calendario del triatlón continuará en San Miguel del Monte, competencia a la que asisten, generalmente, muchos principiantes. Los Corral estarán ahí; padre e hijo compartirán una nueva experiencia el 3 de diciembre y seguirán mostrándole al mundo el poder de la familia.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS