viernes 01 de marzo de 2024 - Edición Nº1913

Otros | 12 mar 2023

Basquet

Ja Morant vive la vida loca: el basquetbolista estuvo en un cabaret con strippers y dejó 50.000 dolares en propinas

Ja Morant, estrella de los Memphis Grizzlies de la NBA, está en el centro de la escena desde hace una semana después de mostrarse con un arma en un video en directo en su cuenta de Instagram. La franquicia lo suspendió por dos partidos, primero, a los que agregó cuatro más después. La liga, por su parte, abrió una investigación para evaluar el comportamiento del basquetbolista de 23 años, y este domingo se conocieron más detalles de la noche de descontrol en un local nocturno de Denver.


Fueron dos las veces que Morant visitó el 'Shotgun Willie's' en Glendale, Colorado. El 2 de marzo, horas después de que con su equipo le ganara a domicilio a Houston Rockets, Morant aterrizó en Denver, llegó con un amigo y dos guardias de seguridad al lugar e ingresó por la puerta trasera, según publicó este domingo el portal New York Post. Allí pagó 900 dólares para reservar el espacio VIP por tres horas. "El jugador se volvió cachondo, pagó por cuatro bailarinas y servicio de bebidas, y se devoró una variedad de comida que incluyó alitas ahumadas, dos fuentes de tiras de pollo y papas fritas, y un churrasco", detalló el medio estadounidense.

Las capturas de un video de una cámara de seguridad a la que accedió ese medio neoyorquino muestran a Morant sentado en un sillón, con una stripper en paños menores bailando sobre su regazo. Todo el lugar está repleto de billetes de dólares que forman un colchón y que luego se convirtieron en la propina de los empleados del boliche. “Toda la sala estaba llena de dinero, es literalmente un montón. Necesitarías un rastrillo”, dijo un empleado del club.

Dos días después, Morant fue por la segunda vuelta: el sábado 4 de Marzo empezó un video en directo y se notó que llevaba un arma en una mano. "Estoy pasando por mucho en este momento, así que voy a actuar [como] un tonto y poner en riesgo la vida de otras personas", señaló.

Deborah Dunafon, propietaria mayoritaria del local bailable, comentó que efectivos policiales revisaron las imágenes de seguridad de la segunda noche de Morant y afirmaron que "nadie vio un arma". Y la Policía de Glendale aclaró que investigó a Morant pero determinó que no había pruebas suficientes para acusarlo de un delito.

Fuente: Clarin

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS