domingo 21 de julio de 2024 - Edición Nº2055

Triatlón | 16 mar 2024

Pasan los años y Astrid Baumwollspinner sigue vigente en el triatlón

A los 49 años, la experimentada atleta argentina Astrid Baumwollspinner sorprende al mundo del deporte. Su vida está ligada únicamente al triatlon y, luego de tantas competencias, decidió pegar el salto hacia Estados Unidos en 2022 para continuar con su crecimiento profesional. Pero no todo es color de rosas: un accidente en 2023 en Miami frenó su carrera por un acotado tiempo, pero hoy, recuperada, está más vigente que nunca.


Por: Alan Mineo

Argentina vio nacer a miles de deportistas que se destacaron con el tiempo en cada uno de los deportes. El triatlón no es la excepción, ya que muchos hombres y mujeres compitieron en las altas esferas representando al país en Juegos Panamericanos, Juegos Olimpicos y Mundiales. Uno de estos casos recae en Astrid Baumwollspinner,  nacida en zona oeste de provincia de Buenos Aires, quien se cansó de participar en los mejores torneos del deporte por el continente americano y europeo, haciendo hasta dos Ironman por año.

La historia de Astrid con el triatlón comenzó en el 2005. Competencias de corta distancia por el territorio argentino inundaron su calendario deportivo; Chascomus, Baradero, Mar del Plata, Bariloche, Rosario y Concordia, algunos de los circuitos de los que fue partícipe. Con el paso del tiempo y basándose en sus condiciones, sobrevoló mejores torneos a partir del 2008 en medias y largas distancias, y no solamente por Argentina sino que América y Europa le abrieron sus puertas: Chile (Pucón), Uruguay (Punta del Este), Brasil (Florianopolis y Río de Janeiro), México (Cozumel) y España (Lanzarote).

Desde el 2014 en adelante, la atleta realizó hasta dos Ironman por año, con toda la mecánica presupuestaria y de preparación que ello implica. En aquellos tiempos, encontró la llave para un gran desafio: el Mundial de Triatlon de Canada, gracias a sus excelentes resultados en el medio Ironman de Brasilia. Desde allí, su carrera creció a pasos agigantados y su reconocimiento en el continente tomó otro color.

Varias ciudades del mundo tuvieron el privilegio de conocerla, y ella, a su vez, dejo su sello en la marca Ironman (además del de Brasilia, recorrió los circuitos de Florianopolis, Mar del Plata y Potrerillos). "Empezó a entrenarse en el 2009 conmigo. Siempre fue una chica muy profesional, aplicada, responsable, que se destacó en larga distancia. Logramos juntos la clasificación al Mundial de 70.3 en Canadá. Mucha satisfacción al entrenarla", recordó con nostalgia Pablo Cattaruzzi, uno de sus últimos entrenadores.

Argentina, lamentablemente, es un techo para el triatlon, y los atletas deben buscar otros países para crecer aún más profesionalmente y destacarse a nivel mundial. Por esta razón, Astrid decidió instalarse en Miami (Estados Unidos) desde el 2022, un lugar estratégico para seguir evolucionando y tener más a mano las diversas competencias del circuito.

Con las ilusiones a flor de piel, la triatleta sufrió un percance que resuena hasta el día de hoy: el 5 de marzo del 2023, dos autos chocaron entre sí por las calles de Miami y el desplazamiento de ambos la empujó al piso, provocándole diferentes lesiones (separación de los huesos del hombro derecho, esguince de tobillo izquierdo, herida profunda en la rodilla derecha y cirugía en la oreja derecha). En la actualidad, Baumwollspinner entrena normalmente y tiene en la mira competencias, pero estuvo varios meses sin hacer deporte y hasta tuvo que cubrir ciertos gastos de los cuales, los seguros de los vehículos, no se hicieron cargo.

"Estoy entrenando triatlón y gimnasio con normalidad, pero tengo que asistir al quiropráctico por una lesión que me quedo en la cervical, zona que tengo que cuidar demasiado.  El accidente me frenó, y por eso tuve que permanecer en Miami", aviso en diálogo con Rugido Sagrado la oriunda del partido de La Matanza, Buenos Aires, quien convirtió su membresía de la marca Ironman de bronce a plata, con los beneficios que ello acarrea.

A la espera de resolver los trámites post accidente, Astrid se prepara con todas las energías para seguir demostrando que, a los 49 años, el amor, la pasión y el compromiso por el deporte derriban todo tipo de barrera.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS