viernes 01 de marzo de 2024 - Edición Nº1913

Discapacidad | 9 feb 2024

Rugby en silla de ruedas

Juan Cruz Bandini, el rugbier adaptado que encontró en el cannabis su medicina

Juan Cruz es de Venado Tuerto (Santa Fe), tiene 28 años y forma parte de la selección nacional de quad rugby (rugby en silla de ruedas). A los 16, en un accidente de autos, se fracturó dos cervicales, y la lesión le provocó una cuadriplejia espástica con vejiga neurogénica. El cannabis lo acompañó desde el principio, pero en su historia la planta ocupa un lugar que va más allá del terapéutico.


En su caso, el cannabis lo ayuda -sobre todo- a regular la espasticidad. Y, a diferencia de la gran mayoría de los consumidores terapéuticos, él comprendió que fumar era lo que más resultados le daba. El aceite interfiere en su dieta y las extracciones puras demoran mucho en hacer efecto. “Tarda entre 45 minutos y una hora y media. Entonces, si me levanto y tengo que hacer veinte cuadras para ir al banco, capaz que en la primera parte del trayecto tengo que frenar mil veces porque se me disparan los espasmos”, cuenta a la revista THC.

Cannabis medicinal: exploración y autoconocimiento

Después de haberse lesionado, Juan Cruz se mudó a Buenos Aires para hacer un tratamiento de rehabilitación. Ese fue uno de los momentos de quiebre: conoció personas que tenían una mirada no limitante sobre la discapacidad, se sumó a un equipo de quad rugby y empezó a pensar a la marihuana desde otro punto de vista.

El descubrimiento fue un camino personal y con los pibes, con mis amigos. Ellos eran los que me decían: ‘Che, llegaste temblando como una hoja, te fumaste dos secas y te empezaste a mover mejor, te podés pasar de un lugar a otro con más facilidad’. Pero recién cuando me mudé a Buenos Aires fue que me involucré en serio, empecé a cultivar y a aprender”, sostiene.

De a poco, comenzó a bajar la cantidad de medicación que le habían indicado. Después del accidente, tomaba en total 13 pastillas (para la espasticidad, para los dolores neuropáticos y para la vejiga). En la actualidad, solo toma dos. “Fue un proceso de toma de consciencia sobre cómo te hacen farmacodependiente en el sistema de salud”, agrega.

Con el tiempo, Juan Cruz fue descubriendo qué cantidad fumar. “En general, a la mañana fumo cuatro o cinco secas mezcladas con tabaco. Eso es suficiente porque me afloja, pero no me conviene que sea mucho más porque me deja como una babosa. En el mundo medicinal la espasticidad está vista como algo totalmente malo, algo que hay que eliminar por completo. Pero con tantos años, yo aprendí a darle una función a esos espasmos. Obvio que si están descontrolados no puedo hacer nada, pero también es cierto que en alguna medida hacen la parte de abajo de mi cuerpo se mueva, haga fuerza. Es como que me sostiene”, detalla.

Cannabis y deporte

Juan Cruz hizo deporte toda la vida: a los 11 años recorrió ocho países europeos en una gira con sky y poco después se dedicó de lleno al fútbol. Formó parte de la selección regional, después se sumó al club Newell’s y más tarde a Vélez. A los 15 volvió a Europa y jugó en equipos de Italia y España. El accidente llegó en ese contexto: iba viajando desde Venado Tuerto a Capital para hacer trámites para vivir en el exterior.

A pesar de que la lesión cambió por completo sus planes, no le impidió seguir con los deportes. Antes de llegar al quad rugby hizo ciclismo adaptado y ping pong. “El prejuicio con el cannabis está en todos lados, también en el deporte. Pero de a poco se van abriendo las cabezas”, reflexiona.

Le pasó hace poco, cuando su entrenador le insistía con que no fumara para entrenar. Juan Cruz le propuso una prueba: entrenar medio tiempo sin cannabis y medio tiempo habiendo consumido. “Al final me dijo que hubo cosas que le gustaron más cuando estaba careta y otras que le gustaron más después. Por eso yo hablo tanto del equilibrio y de que a cada uno le funciona diferente”, insiste.

En la Argentina hay alrededor de 70 jugadores de quad rugby y 16 forman parte de la selección. “Del grupo somos más o menos 10 los que consumimos fuerte cannabis”, cuenta Juan Cruz y agrega que desde que se creó el Registro del Programa Cannabis (Reprocann) no tienen ningún inconveniente cuando viajan por la Argentina a competir. El problema aparece cuando tienen que ir al exterior.

Fuente: Revista THC

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS