sábado 20 de julio de 2024 - Edición Nº2054

Fitness | 8 may 2023

Running

La Maratón de Montevideo iluminó el pais con el espíritu inquebrantable de los atletas y el calor omnipresente del público

4.500 atletas de todas partes del mundo disfrutaron de la Maratón de Montevideo el pasado domingo, en la que el uruguayo Roberto Umpierrez se llevó la corona en la distancia de 42 km. El evento fue una verdadera fiesta, y el público se acercó a todos los puntos del circuito para alentar y robustecer a una de las actividades deportivas más importantes del pais.


Con la oscuridad de la noche y un clima que no parecía alentador, los atletas se congregaron en la intendencia de Montevideo para calentar músculos y vivir la previa junto a familiares y amigos. Pasadas las 7 de la mañana, los 4.500 competidores iniciaron un recorrido para el recuerdo, y los primeros en largar fueron los ciegos y los de silla de ruedas. El circuito los recibió con lloviznas intermitentes y un sol que abría los ojos en escasas ocasiones, pero el público cubrió esos defectos con palabras de aliento durante toda la jornada.

Los primeros en aterrizar con ojos de felicidad fueron los de la distancia 10 km. Andres Zamora, en poco más de 31 minutos, ganó su categoría, y en la rama femenina la más rápida fue Andreína Pallas (casi 40 minutos); detrás de ellos y bajo un terremoto de aplausos, el atleta en silla de ruedas, Miguel Perez, traspasó el arco de llegada, otro de los tantos logros conseguidos en su historial. Romina Sosa, quien finalizó tercera, se contentó por su posición final: “La carrera fue hermosa, y todo el tiempo recibíamos el apoyo de la gente. El circuito tuvo sus cosas: muy duro, con muchos repechos, con vientos en la zona de la Rambla. Vine a bajar mis tiempos y lo logré; me voy contenta”.

A medida que iban llegando los competidores, cada uno de ellos festejaba de forma peculiar: elevando sus brazos al cielo en soledad, en compañía de amigos o familiares abrazados hasta el fin, muchos se acercaban al público para hacerlo partícipe o, simplemente, dejando caer sus lágrimas producto de extremos esfuerzos. Por ejemplo, Martin Cuestas llegó a la meta (1 hora 5 minutos), escribió su nombre en el primer lugar tras 21 km y no pudo contener su emoción; misma situación vivió Clarisse Bermudez, la primera chica de la categoría (1 hora 23 minutos).

Los minutos transcurrían, la emoción de todos crecía a pasos agigantados y, en un momento dado, los presentadores anunciaron que Roberto Umpierrez estaba muy cerca de ganar la maratón. La transmisión oficial confirmó el comentario y todo el mundo se agolpó en la línea de llegada para recibirlo y felicitarlo; con 2 horas 24 minutos se sentó en el trono del rey y miró a todos los atletas desde arriba. En diálogo con Rugido Sagrado, el uruguayo, que necesitó de un tiempo largo para recuperarse en sanidad, comentó: “Venía con muchas expectativas, y la presencia del argentino Luis Molina me implicaba un desafío muy grande. La preparación fue muy dura, con muchos entrenamientos y llevando adelante un buen descanso y alimentación. Los espectadores me ayudaron en momentos en donde estaba corriendo sólo. Estoy feliz”.

El ganador fue, justamente, asechado en gran parte del circuito por el oriundo de Argentina, Luis Molina, pero en los tramos finales, logró sacar una diferencia en minutos, la mantuvo y tocó el cielo con las manos. El atleta olímpico dejó sus sensaciones de una nueva competencia en su historial: “Estoy contento por mi resultado final. Corrí una maratón hace 6 semanas y no me pude recuperar bien, pero la idea era lograr el podio; me salió una linda carrera. Ademas me vino bien para visitar a mis amigos uruguayos y correr con ellos, y eso es un placer”.

En la entrega de premios, los más destacados fueron recibidos por Silvia Perez, secretaria de Educacion Física, Deportes y Recreación de Montevideo. Además de los mencionados, se destacaron, entre otros, Natalie Bengoa (1º entre las chicas de 42 km), Eduardo Dutra (atleta en silla de ruedas) y Laura Paipó (no vidente).

La 8º edición de la Maratón de Montevideo cerró sus puertas con suma felicidad por los objetivos concretados. El espíritu de los atletas sobrepasó las expectativas y el público, como siempre, envió sus energías para que la competencia siga estando entre las principales actividades deportivas del Uruguay.

TODOS LOS RESULTADOS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS