sábado 20 de julio de 2024 - Edición Nº2054

Discapacidad | 29 abr 2023

Artes marciales adaptadas

Con sus puños, Alexander Fernandez rompe barreras en el taekwondo adaptado

Alexander Fernandez practica taekwondo desde hace 5 años y lo hace bajo la supervisión del reconocido entrenador Daniel Garcia en Moreno. Su historia de superación es digna de conocer, ya que, a pesar de tener mielomeningocele, afronta todos los retos que la vida le propone. En dialogo con Rugido Sagrado relata su trayectoria fuera y dentro del tatami.


El municipio bonaerense de Moreno debe estar más que orgulloso por contar con deportistas como Alexander Fernandez, cuya vida está atravesada por la superación. Nació con mielomeningocele, el tipo más grave de espina bífida, que ocurre cuando la columna vertebral de un bebe (el hueso de la espalda) no se forma con normalidad durante el embarazo. Esta dificultad motriz no lo hizo paralizarse ante la vida sino que abrió sus alas, y el deporte fue un factor fundamental.

Tenía 9 años cuando me metí en el taekwondo. Mi prima, Brenda Gimenez (cinturón negro II Dan), me llevaba a un gimnasio de Moreno para que la vea y me contagiara de la disciplina. Ella me incentivaba en comenzar, y de tanto insistir, me convenció. Primero tomaba los tiempos de las clases y luego comencé con ejercicios de brazos. Hace 5 años que entreno”, cuenta Alexander, un todopoderoso arriba del tatami, en dialogo con Rugido Sagrado.

El taekwondista continúa entrenando en el mismo gimnasio, bajo las órdenes del entrenador Daniel Garcia, a pesar de que esté instalado con su familia en la localidad de San Martin. “Me atrajo la disciplina, la enseñanza, los valores para la vida y la inclusión. Siempre me gustó el taekwondo. Gracias a mi prima conocí el arte marcial”, afirma, emocionándose al recordar en todo momento a Brenda, una de sus guías en esta vida.

La historia de Alexander no hace más que incentivar a otras personas a que practiquen deporte sin importar la dificultad, y dejar bien en claro que los límites no existen. “El deporte es enseñanza. Quiero llegar a cinturón negro, en dos o tres años quizá lo consiga. Voy a necesitar mucho entrenamiento, enfocarme en mis objetivos y continuar por este camino”, sostiene con firmeza.

El atleta, quien tiene el cinturón azul en su poder, ya posee titulos de campeón: consiguió el primer lugar  en el torneo de verano 2023 en la ciudad entrerriana de Gualeguaychú y gano la medalla de oro representando a Argentina en el Open Taekwondo World Championship en Tecnópolis el pasado año. Sobre esto recuerda: “Esas competencias fueron únicas, estaba un poco nervioso; nunca pensé que podía participar porque no había nadie en silla de ruedas en mi disciplina. Mi gran maestro y mis profesores me incluyeron y me dieron la posibilidad. Les estaré agradecido de por vida”.

Alexander Fernandez no solamente entrena sino que tiene otras ocupaciones en su vida: estudia ciencias políticas, lenguas y señas, e italiano. Pero gracias al deporte, su vida cambió: “Me siguen muchas personas con dificultades físicas, y se decidieron por entrenar. Tengo un gran equipo que me ayuda en todo momento, y mi zahori Daniel Garcia es mi gran maestro y una de las personas más importantes en mi vida; es parte de mi familia”.

Sin embargo, el taekwondo adaptado no tiene suficiente difusión en Argentina y los torneos son escasos. Alexander, que se prepara para competir durante Mayo, concluye: “En Gualeguaychú éramos solo dos en la categoría. Necesitamos mayor concientización con el deporte”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS