domingo 17 de octubre de 2021 - Edición Nº1047

Fitness | 13 sep 2021

Informe

Causas y recuperación correcta de los dolores de rodilla

Entre las afecciones más comunes tanto en chicos como en personas mayores está la molestia en las rodillas, una dolencia muy habitual que puede darse como resultado de una lesión como rotura de ligamento o un desgarro de cartílago, así como producto de algunas enfermedades, como la artritis. El director general de IFE Capacitaciones, Javier Mazzone, deja a continuación mayores especificaciones con el tema.


Notar dolor de rodilla al hacer ejercicio es evitable especialmente si tenemos en cuenta algunas medidas de prevención:

Aumentar la intensidad de los entrenamientos en forma progresiva

Comenzando con ejercicios más suaves y poco a poco irlos complejizando, escuchemos a nuestro cuerpo. No nos olvidemos de realizar una buena entrada en calor.

Entrenar los grupos musculares de tus miembros inferiores

Te permitirá proteger las articulaciones, permitiéndote absorber mejor las cargas y todo tipo de movimiento que pueda causar lesiones.

Variar los movimientos y moderar los de alto impacto

Tenemos que evitar sobrecargar una misma zona realizando siempre los mismos ejercicios, es necesario variar los movimientos para no sobrecargar, impactando, siempre sobre la misma articulación o grupo muscular. Con respecto a los saltos o desplazamientos explosivos, estos fuerzan mucho la articulación rodilla, en este caso sería conveniente comenzar con ejercicios de bajo impacto para lograr una mejor adaptación.

Cuida la técnica al hacer deporte

Es muy importante conocer y realizar adecuadamente la técnica de cada uno de los movimientos a realizar, en este caso la presencia del entrenador, profe, es de gran importancia.

Utilizar un calzado deportivo apropiado

La utilización de un calzado deportivo acorde con la actividad física a realizar, el cual tiene que ser cómodo, proporcionar un buen apoyo y permitir una buena aireación.

Si sientes dolor, debes consultar al médico

 

Pautas para aliviar el dolor de rodilla por sobrecarga

  • Descansar la articulación durante algunos días
  • El reposo implica mantener la rodilla quieta el mayor tiempo posible y elevada
  • Si tienes dolor puedes aplicar un analgésico local para aliviarlo (hielo)

Principales síntomas de una molestia en la rodilla

El dolor de rodilla es un síntoma que afecta a personas de todas las edades. Puede ser producto de un golpe, o lesión, como puede ser esguince de grado 1, distensión o rotura de ligamentos y/o meniscos, como también otros tipos de patologías como artrosis, artritis, etc.

Los dolores de rodilla leves responden bien a las medidas de cuidado personal (como posturales, mejora de la técnica deportiva, falta de preparación física, sobrepeso, etc.), la fisiatría, como también el uso de rodilleras de ser necesario. Pero en otros casos, la rodilla puede necesitar un tratamiento quirúrgico.

Los signos y síntomas que pueden acompañar el dolor de rodilla pueden ser los siguientes:

  • Inflamación y rigidez
  • Enrojecimiento y temperatura al tacto
  • Debilidad o inestabilidad
  • Sonidos de chasquidos o crujidos
  • Incapacidad de enderezar completamente la rodilla

Consultar al médico, cuando:

  • No podés extender o flexionar completamente la rodilla
  • Al notar deformidad evidente en la rodilla
  • No podes soportar peso en la rodilla o al sentir la rodilla inestable
  • Tener una hinchazón en la rodilla
  • Hay enrojecimiento, dolor e hinchazón en la rodilla
  • Tenes dolor fuerte en la rodilla que se relaciona con una lesión

Lesiones comunes

Una lesión en la rodilla puede afectar a cualquiera de los ligamentos, tendones o sacos llenos de líquido (bolsas sinoviales) que rodean la articulación de la rodilla, así como a los huesos, cartílagos y ligamentos que forman la articulación en sí. Algunas de las lesiones de rodilla más frecuentes son las siguientes:

  • Desgarro de menisco. El menisco es un cartílago que actúa como amortiguador entre la tibia y el fémur. Si giras la rodilla en forma repentina mientras cargas peso sobre ella, podes sufrir un desgarro del menisco.
  • Bursitis de la rodilla. Algunas lesiones de rodilla producen inflamación en las bolsas sinoviales, éstas son los pequeños sacos de líquido que amortiguan la parte exterior de la articulación de la rodilla y permiten que los ligamentos y tendones puedan deslizarse suavemente sobre la articulación.
  • Tendinitis rotuliana. La tendinitis produce irritación e inflamación en uno o más tendones, que son los tejidos densos y fibrosos que unen los músculos a los huesos. Esta inflamación puede ocurrir cuando hay una lesión en el tendón rotuliano, que se extiende desde la rótula (patela) hasta la tibia y te permite extender y flexionar (patear, correr y saltar.)
  • Lesión del ligamento cruzado anterior. Es el desgarro de ese ligamento, éste es uno de los cuatro ligamentos que conectan la tibia con el fémur. La lesión de este ligamento es particularmente frecuente en deportistas que juegan al fútbol, básquetbol u otros deportes que requieren acciones explosivas y/o cambios repentinos de dirección.
  • Fracturas. Los huesos de la rodilla, incluso la rótula (patela) se pueden fracturar durante una caída o choque. También las personas cuyos huesos se han debilitado por la osteoporosis pueden sufrir fractura de rodilla simplemente por pisar mal.

 

Por Javier Mazzone (director general de IFE Capacitaciones)

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS