viernes 27 de noviembre de 2020 - Edición Nº723

Otros | 18 nov 2020

Entrevista

Adrian Stoll: “Salimos del fondo de la tabla, pero me generó un dolor muy grande que la actividad física no sea considerada esencial”

El vicepresidente de la Camara de Gimnasios de Argentina, Adrian Stoll, recibió a Rugido Sagrado y opinó sobre la apertura y situación actual de gimnasios en Ciudad de Buenos Aires, las formas de trabajo y el futuro de la actividad.


Por: Alan Mineo

A fines de octubre, el gobierno porteño habilitó la reapertura de los gimnasios, un rubro que permaneció cerrado durante casi ocho meses y muy golpeado, en todos sus matices, durante la pandemia por COVID-19. Con un protocolo estricto, las instalaciones volvieron a funcionar: los turnos son de 45 minutos, los clientes usan tapabocas en todo momento y éstos no pueden utilizar ni vestuarios ni sanitarios, entre algunos ítems (ver el protocolo completo).

El vicepresidente de la Cámara de Gimnasios de Argentina, Adrian Stoll, dialogó con Rugido Sagrado y se mostró contento y aliviado por la apertura: “La espera se hizo larguísima. Fueron casi ocho meses de incertidumbre, y pasé por todas las sensaciones. Habían muchos prejuicios y desconocimientos de la actividad, y recién hace no mucho empezamos a ver cuál era el camino del gobierno. Realmente nos vimos en el fondo de la tabla respecto a las aperturas que tenían programada en la Ciudad, a tal punto que nos querían dar luz verde el año que viene. Tuvimos una positiva reunión con Fernán Quiros (Ministro de Salud porteño) y ahí se comenzó a hablar de cómo volver”.

Sabíamos que al cruzar el Rio de la Plata, que es la pandemia, íbamos a estar en un pantano; claramente hoy lo estamos. No tenemos la facturación que teníamos antes de cerrar pese a que hubo una inflación importante en este tiempo. Estamos trabajando al 30%, no tenemos gente grande y tuvimos que sacar parte del techo de la pileta para abrir en mi club”, indicó el presidente de Well Club ubicado en Arenales 3674, Palermo, que posee un natatorio para distintas actividades acuaticas, gimnasio con equipamiento de última generación, y brindan clases de fitness, functional, pilates y spinning, entre otras.

El protocolo presentado por la Cámara fue rechazado en más de una ocasión por las distintas esferas del gobierno. A pesar de la aprobación del mismo por expertos en infectologia (Daniel y Santiago Stamboulian), la situación se pudo destrabar hace algunas semanas, cuyo sector contiene más de 8000 gimnasios y 80.000 trabajadores directos en todo el país.

La mayoría de los gimnasios vendieron o alquilaron equipos, dieron clases por zoom para mantener “tibio” al cliente, negociaron los alquileres de los locales y se sirvieron de los ofrecimientos del gobierno nacional, ya sea créditos, formas de pago, moratorias, etc. “, comentó el dirigente sobre la manera de mantenerse vivos en el sector, seguramente uno de los más golpeados. Y agregó: “Por lo menos salimos del fondo de la tabla, y fue un dolor muy grande que la actividad física no sea considerada  esencial por parte del Gobierno Nacional; ello nos golpeó bastante. Contribuimos al bienestar físico y psíquico de la población, y por eso somos agentes de salud, pero nos consideraron dentro de la categoría ‘Entretenimiento’”.

Por último, Adrián Stoll le da un mensaje alentador al sector, siempre y cuando la vacuna llegue al país, disminuyan los contagios y se evite la segunda ola de esta enfermedad: “Mas de 1000 gimnasios cerraron en el país. Sabemos que se van a recuperar en dos años aproximadamente. Durante el 2021 tendría que haber alguna recuperación y consolidación económica, y en el 2022 volver al campo de la rentabilidad. Siendo optimistas, el año proximo vamos a estar chocados pero con el motor en funcionamiento”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS