lunes 10 de agosto de 2020 - Edición Nº614

Otros | 3 jul 2020

Una triatleta surcoreana se suicidó tras haber denunciado abusos de sus entrenadores

Una triatleta surcoreana se suicidó luego de haber sufrido durante años agresiones físicas y verbales de sus entrenadores y haber visto como sus denuncias ante las autoridades deportivas eran ignoradas, según indicaron los medios internacionales BBC y AFP, entre otros.


Por: Alan Mineo

Choi Suk-hyeon, de 22 años y medalla de bronce en la categoría junior en los campeonatos asiáticos de triatlón en Taipei en 2015, fue encontrada muerta en el dormitorio de su equipo en Busan. Según capturas de pantalla compartidas en las redes sociales del último mensaje que dirigió a su madre, la suplicaba "revelar los pecados" de sus agresores.

Un día, la joven deportista escribió en su diario: "He sido agredida de forma tan violenta... que lloro todos los días". Varios artículos en los medios surcoreanos afirman que Choi Suk-hyeon realizó grabaciones de las duras agresiones físicas y en un documento difundido por la cadena YTN, se oye a su entrenador enfadarse porque la chica había subido de peso. "Debes evitar comer durante tres días", le reclama. De inmediato le pide "apretá los dientes" y se oye el sonido de una bofetada.

Algunas agencias aseguran que responsables del equipo la forzaron a comer pan por el valor de 200.000 wons (unos 166 dólares) para castigarla por no haber controlado su peso y la agredieron regularmente.

La triatleta se quejó ante el Comité Olímpico Surcoreano (KSOC) en abril pasado, con la esperanza de que se abriera una investigación. Uno de sus conocidos explicó a la agencia de prensa Yonhap que "buscaba ayuda en muchas instituciones, pero todos ignoraban sus denuncias".

Esos hechos fueron negados por el KSOC, que afirmó en un comunicado haber designado a una investigadora tras la denuncia. Ahora, expresando su "profundo lamento", se comprometió a tomar "medidas severas" contra las personas involucradas. "La fiscalía se ocupa ahora de este asunto", añadió.

El presidente surcoreano, Moon Jae-in, pidió "medidas rigurosas" para prevenir los abusos en el futuro en el mundo del deporte. La ausencia de "respuesta apropiada" a la denuncia de la triatleta es "verdaderamente un problema', estimó. En tanto, una petición lanzada a última hora del jueves en la página web de la presidencia surcoreana para obtener una investigación profunda ya había superado las 35.000 firmas.

Corea del Sur es una potencia deportiva regional que figura regularmente entre las diez naciones que ganan más medallas olímpicas de verano e invierno. Pero en una sociedad surcoreana muy competitiva, ganar cuenta mucho y en el universo del deporte, los abusos físicos y verbales son frecuentes.

En 2018, la surcoreana Shim Suk-hee, doble medalla de oro en los Juegos Olímpicos en short-track, acusó de agresiones físicas y psicológicas a su exentrenador, condenado por haberla agredida durante años y en cumplimiento de una pena de prisión de 10 años. Ante el tribunal, contó que su entrenador la golpeaba desde los 7 años y la llegó romper los dedos con un stick de hockey sobre hielo. Antes de los Juegos de Pyeongchang 2018, vivió otro episodio de violencia en el que le propinó varios puñetazos y patadas. El entrenador confesó que la golpeó a ella y a otros tres patinadores para "mejorar su rendimiento".

Fuente: Diario La Nación

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS